Seguidores

martes, 14 de agosto de 2012

Capítulo 4 (parte 1)

Capítulo 4 (parte 1): ¿Inoportunos contratiempos?

Cassandra despertó con una sonrisa complacida en el rostro. La noche anterior, en cuanto llegó a su habitación, marcó rápidamente el número de Charles, su superior más inmediato, y le contó la buena noticia. El hombre reaccionó tal y como esperaba Cassandra, congratulándose por las nuevas y elogiándola por su buen hacer. Aquel hombre mostraba un interés por ella que extravasaba los límites profesionales, cosa que a ella le causaba cierta inquietud, pero no dejaba entrever este sentimiento ante nadie. Perdida en sus pensamientos se encontraba cuando su móvil comenzó a sonar.
            -¿Diga? –preguntó en cuanto se colocó el aparato en la oreja.
            -Cassandra, soy Taylor –Taylor era otro de sus superiores, uno que se encontraba por encima de Charles y que ya contaba con poco menos de medio siglo de edad-. No podremos llegar hoy a Florencia. El avión de la compañía ha sufrido una avería y no tenemos tiempo de comprar billetes de avión ahora que nos dejen allí a tiempo para la reunión con Di Genaro.
            -¿Cancelamos la reunión pues? –dijo ella algo alarmada.
            -No, cancelar no. Posponerla. Estaremos allí mañana, a ser posible –aclaró Taylor-. Impide a toda costa que Di Genaro cambie de opinión acerca de la reunión a causa de nuestro imprevisto, ¿entendido?
            -Claro –asintió Cassandra. Algunas voces alborotadas comenzaron a escucharse de fondo y alguien le dijo algo a Taylor que ella no llegó a entender-. ¿Ocurre algo?
            -¡Maldita sea! –exclamó él, aunque Cassandra tuvo el presentimiento de que no hablaba con ella-. ¿No podía haber elegido otro momento más oportuno para ello?
            -¿Taylor? –preguntó la joven con desconfianza.
            -Cassandra. Tenemos que posponer la reunión por al menos unos días –dijo el hombre con fastidio.
            -¿Qué? ¿Cómo que unos días? ¿Qué ha ocurrido? –preguntó con alarma en su voz.
            -Jason. Su mujer se ha puesto de parto antes de lo que esperaban, y él es imprescindible en la reunión. Fue quien ideó la mayor parte del proyecto –casi gritó Taylor-. No lo olvides, que Di Genaro no se eché atrás con lo de la reunión. Confiamos en ti, Cassandra.
            -Está bien. Dale la enhorabuena a Jason de mi parte.
            -Lo haré –dijo Taylor con algo menos de enfado en la voz-. Te llamaremos en cuanto las cosas se calmen. Adiós.
            -Adiós –se despidió ella a su vez.
            Cassandra estaba algo preocupada a causa de los últimos acontecimientos. Pero tan solo podía aguardar y tener la esperanza de que Domenico no reconsiderara su decisión. Tenía que llamarlo inmediatamente y convencerlo de que pronto se solucionarían esos odiosos contratiempos. Cogió el móvil de nuevo y buscó el número del teléfono personal que Domenico le había entregado durante su paseo por Florencia. Cuando pulsó el botón de llamada unos extraños nervios se apoderaron de ella. ¿Por qué aquel hombre le daría su teléfono personal en vez de hacerle llamar a su secetaria? Cuando lo apuntó la noche anterior no le dio mucha importancia, pero en ese momento le parecía de lo más extraño. Estaba segura de que no eran pocos los que pagarían millones por tener aquel número de teléfono.
            -¿Diga? –respondió una voz somnolienta al otro lado del teléfono al cabo de unos segundos.
            -¡Oh! Lo siento –se disculpó Cassandra al observar en el reloj de su mesilla que tan solo eran las cuatro y cuarto de la mañana-. Llamaré más tarde. Lo siento, de verdad.
            -¡Espera! –la voz de Domenico la detuvo-. ¿Cassandra? ¿Qué ocurre? –su voz sonaba alarmada y algo menos somnolienta.
            -Llamaré más tarde, en serio –insistió ella.
            -Cassandra –dijo Domenico con cierto reproche en la voz, ante lo que Cassandra se rindió.
            -Mis jefes han tenido ciertos problemas y no podrán llegar hoy a Florencia. Me han llamado hace unos minutos. No he recordado el cambio horario, yo estaba ya despierta y no lo he tenido en cuenta. Lo siento –repitió.
            -No tienes nada que sentir. Te recuerdo que yo iba en el mismo vuelo que tú. No creo que hubiera aguantado mucho más acostado –aclaró él quitándole importancia al asunto-. ¿Qué te parece si nos vemos en un par de horas y me explicas qué ha ocurrido?
            -Está bien –aceptó ella sabiendo que Domenico no aceptaría un no por respuesta.
            -Pasaré a recogerte al hotel e iremos a desayunar, si te parece bien.
            -Claro –consintió ella.
            -Nos vemos a las seis. Hasta luego –se despidió él.
            -Adiós.



Muy buenas bloggeros!! Como ya habréis visto esta es la primera parte del cuarto capítulo de Besos de Rubí. En realidad podría haber esperado un par de días y haber subido directamente el capítulo entero, pero me apetecía subir algo y no dejar tan abandonado el blog. Llevo unos días pasándome poco por los blogs y sin tiempo para comentar, porque ha estado en mi casa una amiga y no hemos parado de ir de un lado a otro o de hablar con gente y quedar y demás, así que mucho tiempo no he tenido. Pero prometo que mañana mismo me pongo a ello.

Luego también quería decir que el 16 (osea pasado mañana) bien prontito me monto en el coche con mi madre y mi hermano y nos vamos a pasar unos cuantos días a Cáceres con una amiga de mi madre. En principio no habrá mucho problema en cuanto a pasar por los blogs y demás, porque en su casa tiene internet, pero no tendré demasiado tiempo, así que si estoy un poco ausente ya sabréis porque es. De todos modos trataré de terminar el capítulo de Besos de Rubí para subirlo mientras esté allí. 

Un beso enorme. Espero que os haya gustado el trocito de capi que os he dejado ^.^

4 comentarios:

  1. Será el cambio de horario & todo lo que quieras pero están locos de remate ¿desayunar a las 6? o_o Será porque aún son vacaciones y se me hace un horario imposible xD

    Domenico me está cayendo muy bien, no es tan arrogante como me imaginaba creo que ese puesto lo tomó Cassandra por él.

    Haber si pasa algo entre ese par 8)No importa que sea demasiado pronto xD

    Espero a la siguiente parte (: Diviértete mucho Ainhoa, a veces es bueno dejarse extrañar un poco ¡pero no demasiado por favor!

    ResponderEliminar
  2. *0000000*
    jujuju ¿Qué pasará esos días con ese par de empresarios?
    ¡No lo puedo ni imaginar!
    Desayuno con Domenico *¬*, ¡Genial!, pero ya veremos que pasará, me gustó la primera parte del capítulo, un poco corta, pero no importa(: porque tal vez la siguiente parte estará más que genial :D!

    y estoy deacuerdo con Kash, ¡desayunar a las 6 de la mañana! por dios, que locura XD yo a esas horas estoy durmiendo como un bebe :3 hahahaha y ya me levanto a las 7:00 *¬*

    También espero que te diviertas allá, si puedes, toma muchas fotos y nos cuentas como te fue *¬*
    Te mando un saludo y se te extrañará, ¡pasatela de lo mejor!

    Virialt

    ResponderEliminar
  3. Tuve un pequeño inconveniente con mi blog, y tuve que cambiar el nombre, resulta que al cambiarlo el resto de mis seguidores no reciben actualizaciones de ningún tipo mías :( te agradecería, si me vuelves a seguir así podemos seguir en contacto! espero que anden bien, este es el nuevo link http://ustedmehacediferente.blogspot.com.ar/
    un millón de gracias :)

    ResponderEliminar
  4. Me encantó, y aunque haya sido corto el cap, me gustó muchísimo, de verdad... Está muy bueno... Y Cassandra está obligada a volver a ver a Domenico jajajaj, :) me gusta... Alguna vez estarán juntos? mmm...
    Y espero que lo estés pasando excelente en tu viaje, de verdad :) disfruta muchísimo *o*!

    ResponderEliminar